Decálogo de buenas prácticas en el Control de Gestión

8 Sep

Decálogo de buenas prácticas en el Control de Gestión

[Extracto de mi última conferencia sobre Control de Gestión].

  1. Confeccionar un presupuesto anual en nuestra empresa. Durante su realización nos daremos cuenta de en qué nos estamos gastando el dinero y podremos reflexionar sobre si ese gasto es justificado o no.
  2. Si queremos reflexionar sobre en qué gastamos todo nuestro dinero podemos hacer lo que se denomina presupuesto base cero. Es decir, en vez de tomar los gastos de partida como histórico empezar a reflexionar sobre todos los gastos actuales son estrictamente necesarios para nuestra empresa. Es más complejo pero no está mal hacerlo cada cierto tiempo y sobre determinadas partidas.
  3. El presupuesto, por si mismo ya nos indicará a lo largo del año si tenemos gasto comprometido (previsto) antes de realizar nuevos gastos no presupuestados.
  4. El presupuesto nos marca en muchos casos las fechas de pago de nuestros gastos. Muchos  de ellos como salarios, alquileres, suministros, impuestos, …etc. sabremos cuándo debemos pagarlos y el importe.
  5. Confeccionar, tomando como base el presupuesto, un Plan de Tesorería para ver si tendremos liquidez suficiente, cuando la necesitemos o tendremos excedentes de tesorería.
  6. Definir cómo pagamos a nuestros proveedores y cómo cobramos para minimizar los apalancamientos o tensiones de nuestra tesorería. De una forma muy sencilla podemos saber nuestro Periodo Medio de Pago a Proveedores y de Cobro a Clientes. Por ejemplo, si estamos girando a 60 días por recibo bancario ver que ese vencimiento no es viernes, sábado o domingo ya que, si es así estamos demorando el ingreso en nuestra cuenta por la propia gestión bancaria de cobro.
  7. Realizar una correcta planificación fiscal. Uno de los puntos más débiles es cómo solemos tratar las amortizaciones y amortizaciones aceleradas. Contabilizar bien todos los activos aunque sean de bajo importe usando los resortes fiscales a nuestra disposición. Darlos de alta, amortizarlos en el mismo año, etc,..
  8. Usar correctamente créditos y pólizas de crédito. Estas últimas sólo se deben utilizar para financiar tensiones de tesorería y nunca para financiar inversiones. Además, con ayuda del Plan de Tesorería debemos dimensionar lo más correctamente posible la cuantía de estas últimas. ATENCIÓN: Cuando hagamos una inversión debemos pagarlo en un período igual a su vida útil. Ni más ni menos.
  9. ¿Comprar o alquilar? Debe ser una decisión muy meditada con números encima de la mesa. La propiedad per se no es mejor que el alquiler. Esta, por ejemplo supone más riesgo para los bancos que podemos necesitar para otras áreas de la empresa y también más obligaciones legales.
  10. Aprovechar las tecnologías de la información para ahorrar costes administrativos y gestionar mejor la información; ahorro de papel, posibilidad de trabajar en grupo o en cualquier lugar, etc,.. Aprovechar al máximo las nuevas formas de distribución del software en la nube (SaaS) para, en vez de comprar el software, alquilarlo por uso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: