Renta 2.018. Recomendaciones

15 Dic

75 Recomendaciones para Planificar la Renta 2.018

Recopile las declaraciones de los años 2014, 2015, 2016 y 2017 y las notas que utilizó para elaborarlas, para ver si tiene saldos negativos en esos años que pueda compensar en esta declaración. También debe revisar esas declaraciones por si tiene rentas devengadas en aquellos ejercicios que tenga que imputar en 2018 o en años siguientes.

Haga memoria de su vida económica en este año para recordar las rentas obtenidas por su trabajo, por actividades económicas o por arrendamiento, si alguna de ellas ha sido excepcional en el sentido de que no sean regulares o si pueden exceptuarse de gravamen, si ha transmitido bienes o derechos, ha donado bienes o dinero, o si obtuvo alguna ayuda o subvención.

Es conveniente que realice un precálculo de su cuota líquida y de lo que le saldrá a ingresar, con ello podrá ver si le interesa tomar alguna iniciativa, antes de que finalice el año, para rebajar su factura fiscal por este impuesto. Y si ha tenido operaciones de cuantía importante o complicadas, no dude en acudir a un profesional ahora, antes de que no haya remedio.

 

Rentas que no tributan

 

Si durante 2018 ha percibido prestaciones por maternidad, seguro que ya sabe que no va a tener que incluirlas en su declaración por la jurisprudencia del Tribunal Supremo.

 

Si en ejercicios no prescritos incluyó en su declaración del IRPF este tipo de prestaciones, podrá solicitar la rectificación de las autoliquidaciones y la devolución de ingresos indebidos. Hasta que no se acerque el final del período de prescripción (Renta 2014 prescribe, en general, el 30 de junio de 2019), lo más conveniente es esperar a que la AEAT facilite en su web un formulario específico y, en ningún caso, va a ser preciso pedir a la Seguridad Social un certificado de estas retribuciones, ya que la AEAT tendrá conocimiento de la mismas directamente por la colaboración entre Administraciones.

 

Si le han despedido de su empresa, la indemnización percibida, si es obligatoria, no tributa hasta el límite de 180.000 euros. No obstante, si su relación con la empresa no era laboral sino mercantil, la indemnización tributa en su totalidad.

 

No puede perder de vista, ante la inminencia de un despido improcedente, que para que la indemnización quede exenta es necesario que dicha improcedencia se reconozca en el acto de conciliación ante el SMAC o por resolución judicial. No obstante, esto no es necesario en el caso de despidos por causas objetivas.

 

El exceso sobre la indemnización obligatoria según el Estatuto de los Trabajadores sí tributa, pero tiene derecho a la reducción del 30% por irregularidad.

 

Si durante 2018 ha realizado trabajos en el extranjero, puede que las remuneraciones percibidas por los mismos estén exentas. En ese caso, para no tener problemas en una comprobación administrativa, conviene que su empresa tenga en cuenta esta exención a la hora de que le practique retenciones.

 

Están exentas las indemnizaciones percibidas por daños personales, ya sean morales, físicos o psíquicos, pero ha de tener en cuenta que debe de existir sentencia o, al menos, un acto de conciliación con allanamiento, renuncia, desistimiento o transacción judicial.

 

Por Resolución del TEAC, también están exentos los intereses de demora por retraso en el pago de las indemnizaciones exentas. Si acaso en las declaraciones no prescritas tributó por esos intereses, podrá solicitar la rectificación de la autoliquidación y la devolución de ingresos indebidos.

 

Si se ha quedado en paro, tenga en cuenta que no tributan las prestaciones reconocidas por la respectiva entidad gestora cuando sean percibas bajo la modalidad de pago único. Esto es posible cuando el importe de la indemnización se destina a emprender un trabajo por cuenta propia o el contribuyente se integra como socio en una cooperativa de trabajo asociado o en una sociedad laboral, pero ello vincula para el futuro.

 

Si no ha pactado con su empresa recibir retribuciones en especie que no tributan, puede ser un momento para plantearlo de cara al año que viene. Es el caso del cheque-transporte, el cheque-restaurante o el seguro médico que paga la empresa.

 

Si tiene más de 65 años y quiere obtener liquidez, la primera opción que debe de contemplar es la transmisión de su vivienda habitual, ya que la ganancia patrimonial que obtenga estará exenta. Eso sí, si la vivienda también es de su cónyuge y no ha llegado a dicha edad, quizás les convenga esperar a que la cumpla para formalizar la transmisión y no tener que tributar por el 50% de la plusvalía.

 

También los mayores de 65 años tienen la posibilidad de transmitir cualquier bien o derecho y no tributar por la ganancia patrimonial que se les produzca a condición de invertir lo obtenido, con un máximo de 240.000 euros, en una renta vitalicia, pero no se puede perder de vista que el plazo para realizar la reinversión es de solo 6 meses.

 

Cualquier contribuyente puede dejar exonerada la ganancia obtenida en la transmisión de su vivienda habitual, pero, en este caso, solo si el importe obtenido lo reinvierte en otra vivienda habitual en un plazo de 2 años.

 

Si es propietario de un inmueble adquirido entre el 12 de mayo y el 31 de diciembre de 2012, en caso de venta con plusvalía solo tiene que tributar por la mitad de la misma.

 

En caso de haber adquirido un bien o derecho por un pacto sucesorio (con distintos nombres este concepto del derecho civil existe en Aragón, Baleares, Cataluña y Galicia), y piensa venderlo, tenga en cuenta que se proyecta que el valor de adquisición sea el de adquisición para el que lo transmitió, y no, como ahora, el valor que se le dio cuando se llevó a cabo el pacto, por lo que puede ser conveniente, si tiene una plusvalía latente, transmitirlo antes de que cambie la norma.

 

Aunque la rentabilidad de los depósitos y productos de seguro es muy baja en la actualidad, una opción para no tributar por la misma es aportar, hasta un máximo de 5.000 euros anuales, durante 5 años, y recibir capital e intereses pasado ese tiempo.

 

Si durante 2018 se ha divorciado o se disuelve la comunidad de bienes en la que participa, en principio no deberá tributar por la ganancia patrimonial derivada de la extinción del condominio, pero solo si no se producen excesos de adjudicación.

 

 

Imputación de una renta

 

 

Tenga en cuenta que, en el caso de operaciones a plazo, la renta obtenida puede imputarse a medida que sean exigibles los correspondientes cobros, con lo cual, además de diferirla puede rebajar el tipo al que tributa.

 

En caso de que tenga un derecho de crédito que no puede cobrar, puede imputarse una pérdida patrimonial, pero solo desde el momento en que sea eficaz la quita en convenio o acuerdo de refinanciación, conclusión del procedimiento concursal o cuando se cumpla un año desde que se inició el procedimiento judicial para instar el cobro. Por lo tanto, si sospecha que no le van a pagar una deuda, inicie ya el procedimiento judicial para poder imputarla cuanto antes.

 

Si ha hecho una aportación no dineraria de un negocio a una sociedad, acogiéndose al régimen especial de reestructuración empresarial, debe de tener cuidado porque la renta correspondiente a la transmisión de las existencias no se difiere, como sí ocurre con las ganancias patrimoniales puestas de manifiesto en los elementos afectos.

 

Rendimientos del trabajo

 

Si percibió en 2018 pensiones procedentes del extranjero, asesórese sobre lo dispuesto en el Convenio para evitar la doble imposición con el país de que se trate.

 

En caso de que su empresa le esté compensando por los gastos de viaje en que incurra cuando desempeña su trabajo, y todo o parte de los mismos se haya exceptuado de tributación conforme a la normativa del IRPF, ante una eventual revisión administrativa, le conviene quedarse con los justificantes, por lo menos, de estancia, transporte público, parking y peajes.

 

Si va a percibir una retribución por incentivos generada en más de 2 años en este ejercicio, debe de saber que no podrá reducirla por irregularidad si, en los 5 años anteriores ha cobrado otro incentivo y lo ha reducido. Si no fue así, tiene que analizar es previsible que cobre otra retribución de este tipo en los 5 años siguientes para ver que será mejor: reducir esta en un 30%, o hacerlo con la que cobre en el futuro.

 

Para hacer el precálculo de lo que va a tener que pagar por la Renta de 2018, tenga en cuenta que la reducción para rendimientos netos del trabajo inferiores a 16.825 euros se ha incrementado en 2018.

 

Rendimientos del capital inmobiliario e imputación de rentas inmobiliarias

 

Si piensa alquilar un inmueble, tenga en cuenta el beneficio fiscal de arrendarlo para vivienda, una reducción del rendimiento neto del 60%, y que no la va a poder aplicar si alquila por temporada o a una sociedad sin que se designe al empleado de la misma que la va a ocupar.

 

En el caso de que en 2018 el piso se le haya quedado vacío algún mes, debe de calcular los gastos correspondientes a ese plazo que no serán deducibles (excepto los necesarios para volverlo a alquilar) y por el que, además, deberá imputar rentas inmobiliarias.

 

Si tiene que realizar gastos en un inmueble alquilado, anticipándolos en este ejercicio disminuirá el rendimiento neto y estará difiriendo la tributación por el arrendamiento.

 

Si es usted uno de los contribuyentes a los que el banco les ha devuelto este año (después del 3 de abril) intereses cobrados en exceso por la cláusula suelo, y los había deducido en años anteriores de los rendimientos de un inmueble alquilado, tenga en cuenta que no puede olvidar presentar declaraciones complementarias de los ejercicios 2014 a 2017, quitando los intereses devueltos y deducidos en el plazo de la renta de 2018 (abril, mayo y junio de 2019).

 

 

Distribución de la prima de emisión y reducción de capital con devolución de aportaciones

 

Si ha tributado en una operación de distribución de prima o de reducción de capital, conviene considerar la posibilidad de distribuir dividendos, porque el importe de los mismos no tributará hasta lo distribuido anteriormente, disminuyendo el valor de la cartera.

 

Si un socio transmite la totalidad de sus participaciones a la sociedad y, acto seguido, la sociedad las amortiza vía reducción de capital, resultará de aplicación la norma específica de valoración de separación de socio, considerándose el importe percibido como ganancia patrimonial, y no la aplicable a la reducción de capital con devolución de aportaciones, que produce rendimientos del capital mobiliario, como venía entendiendo la Administración.

 

Rendimientos de actividades económicas

 

En el supuesto de que haya obtenido la devolución del céntimo sanitario, deberá declarado como un ingreso cuando haya sido exigible a la Administración. No obstante, si determina el rendimiento neto por módulos, ese hecho no va a incidir en su tributación.

 

En caso de que su actividad no haya superado en el año anterior los 10 millones de euros, puede aprovechar los incentivos que la normativa del Impuesto sobre Sociedades prevé para las pymes. Por ejemplo, si en este ejercicio ha creado empleo, antes de final de año puede invertir en un elemento del inmovilizado material o de las inversiones inmobiliarias y amortizarlo libremente, con lo que puede conseguir un importante ahorro fiscal.

 

Este año, por vez primera, va a poder deducir con cierta seguridad los gastos de suministros (agua, electricidad, gas, telefonía o Internet) si desarrolla la actividad en una parte de su vivienda habitual. Sobre la parte del gasto que corresponda a los metros cuadros dedicados a la actividad, en relación a los totales de la vivienda, puede aplicar el porcentaje del 30 por 100.

 

También, si es empresario o profesional, va a poder deducirse los gastos de manutención, realizados en el desarrollo de su actividad, con las siguientes condiciones: que se produzcan en establecimientos de restauración y hostelería y se abonen utilizando medios electrónicos de pago. Los límites son los siguientes: cuando no se pernocta, 26,67€/día si el gasto se produce en España y 48,08€/día en el extranjero; y si se pernocta, el doble.

 

Si ha satisfecho gastos de atenciones a clientes y proveedores durante 2018, le conviene tener en cuenta que el máximo deducible es el 1% del importe neto de la cifra de negocios, por lo que, desde el punto de vista fiscal, le conviene no pasarse en este capítulo.

 

Si aplica el régimen de módulos, le conviene hacer un cálculo del rendimiento neto que debería declarar si estuviera en estimación directa y, si le conviene más, renunciar a módulos.

 

Si le interesa el régimen de estimación objetiva que está aplicando, vigile el cumplimiento de los límites en 2018 para no tener que pasar a estimación directa en 2019.

 

Ganancias y pérdidas patrimoniales

 

Si la comunidad de propietarios de algún inmueble de su propiedad ha recibido ayudas de un ente público, por ejemplo, para el tratamiento de la aluminosis, para instalar un ascensor o para renovar los contadores de electricidad, sepa que tendrá que tributar por la parte proporcional de las mismas, según el coeficiente de propiedad en el edificio, como ganancias de patrimonio.

 

En caso de que en 2018 haya transmitido acciones de una sociedad que no cotiza, obteniendo una ganancia patrimonial, debe estar preparado para una posible comprobación si el precio fijado ha sido inferior al mayor de dos: el valor del patrimonio neto de la sociedad que corresponda a los valores transmitidos, o el importe que resulte de capitalizar al tipo del 20 por ciento el promedio de los resultados de los 3 ejercicios sociales cerrados con anterioridad a la fecha del devengo del Impuesto. Para ello lo mejor será disponer de una valoración de la empresa realizada por un perito que acredite que el precio obtenido es el de mercado.

 

Si este año ha vendido o va a vender unas participaciones en sociedades que no cotizan, cuando la persona que se las vendió a usted ha presentado reclamación económico-administrativa contra una liquidación que regularizaba su valor de transmisión, conforme a la presunción de la norma, deberá tener en cuenta el valor que finalmente se establezca por resolución administrativa o judicial firme. No obstante, hasta que dicho valor se conozca, deberá considerar como valor de adquisición el valor calculado conforme a esta regla especial.

 

Si transmitió un vehículo siniestrado, para calcular la pérdida patrimonial, como se trata de un bien de consumo duradero usado por el que no se pueden computar las pérdidas debidas al consumo, habrá que restar, al importe por el que se ha transmitido, el valor de mercado del vehículo en el momento del accidente.

 

En caso de que este año haya donado bienes o derechos, tenga en cuenta que, si el valor fijado a efectos del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones supera al valor de adquisición, se considera que ha obtenido una ganancia patrimonial y tendrá que tributar por ella.

 

Si la donación fue de una empresa familiar o de participaciones en una sociedad controlada por la familia y con actividad económica, cumpliéndose los requisitos para aplicar la reducción del 95% en el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones según la norma estatal, no tributará por la ganancia que se haya producido, siendo indiferente que se hubiera aplicado una reducción regulada por la Comunidad Autónoma correspondiente.

 

Si va a transmitir un elemento adquirido antes de 1995 y tiene otros en la misma circunstancia, le conviene analizar si le interesará reducir la plusvalía, porque si esta es pequeña, como el límite por contribuyente del importe de estas transmisiones es de 400.000 euros, podría ser más conveniente no reducirla y reservar límite para minorar una posterior.

 

Si se tiene derecho a percibir costas procesales de la parte contraria cuando se gana un juicio, el criterio administrativo es que ello constituye, normalmente, una ganancia patrimonial a integrar en la base general del impuesto. En el caso de una comunidad de propietarios que cobra la condena en costas de los copropietarios morosos e intereses indemnizatorios, ambos conceptos constituyen para propietarios ganancias patrimoniales que deberán integrar en su IRPF (los intereses dentro de la base del ahorro), en la proporción que tenga su titularidad.

 

Si juega on-line, en casinos, en bingos, hace apuestas deportivas, etc., le conviene acumular las pruebas de sus pérdidas, y así solo tendrá que tributar por las ganancias netas.

 

En caso de que tenga determinados bienes o derechos en el extranjero que debería haber declarado en el modelo 720, si no lo ha hecho, en el supuesto de que la Administración tributaria vaya a tener conocimiento de ello, le interesa regularizar su situación de manera voluntaria, a fin de evitar una fuerte sanción, salvo que pueda probar que los elementos patrimoniales han sido adquiridos con rentas declaradas o con rentas obtenidas cuando no era contribuyente por el IRPF, casos en que solo le impondrán una sanción por el incumplimiento formal.

 

Si está pensando en realizar un ingreso en cuenta bancaria o adquirir un elemento patrimonial por un gran importe, sepa que la AEAT puede que quiera comprobar si se corresponde con su renta y patrimonio declarados y, en caso contrario, le liquidará en Renta una ganancia de patrimonio no justificado. Por ello es muy importante, por ejemplo que, si un particular le va a conceder un préstamo, lo documenten y lo liquiden, aunque está exento, presentando el correspondiente modelo de Transmisiones Patrimoniales Onerosas en las oficinas de la Comunidad Autónoma. Así también podrá probar, si es el caso, que no se cobran intereses y destruir la presunción de onerosidad.

 

Reducciones de la base imponible y cobro de prestaciones de sistemas de previsión

 

Si hace aportaciones a sistemas de previsión social, como a planes de pensiones, podrá ahorrarse impuestos por cada euro que destine a este tipo de productos hasta el menor de los siguientes límites: un máximo anual de 8.000€ o el 30 por 100 de la suma de rendimientos del trabajo y de actividades económicas. A final de año es el momento de pensar si nos interesa agotar el límite, sabiendo que el ahorro fiscal es nuestro tipo marginal máximo aplicado al último euro aportado al plan.

 

En caso de un contribuyente cuyo cónyuge haya obtenido ingresos del trabajo o de actividades económicas que no vayan a superar los 8.000 euros en 2018, también podrá reducir su base haciendo aportaciones al plan del cónyuge, antes de que termine el año, con el máximo de 2.500 euros.

 

Si en 2018 paga pensión compensatoria al excónyuge y otras anualidades por alimentos, distintas de las satisfechas a los hijos, esos importes reducen su base imponible, constituyendo rendimientos del trabajo para el perceptor. Eso sí, es preciso que el Convenio regulador o la resolución judicial especifiquen qué parte es pensión compensatoria y qué cuantía corresponde a otros conceptos.

 

Si se acerca el momento de la jubilación y se plantea la posibilidad de rescatar el plan de pensiones, es importante señalar que las prestaciones tributan como rendimientos del trabajo, y que, si se rescata en forma de capital, se puede disfrutar de una reducción del 40 por 100 sobre las correspondientes a las aportaciones realizadas con anterioridad al año 2007. En cambio, si se rescata en forma de renta, no se podrá aplicar dicha reducción. Por ello, antes del rescate debe de hacer cálculos.

 

Lo más importante es que los contribuyentes que se jubilaron en 2010 o antes, y los que lo hicieron en el año 2016, sepan que el 31 de diciembre de este año es el último día que tienen para rescatar su plan en forma de capital con derecho a reducir el importe en un 40%. Los jubilados en 2017 y en 2018 tienen de plazo hasta el 31 de diciembre de 2019 y de 2020, respectivamente.

 

En el supuesto de jubilación activa, puede rescatar el sistema de previsión y, en ese caso, la contingencia se entiende acaecida en ese año. Por el contrario, si no se rescata el plan de pensiones durante la etapa de jubilación activa, se considerará que la contingencia acaece cuando concluye la relación laboral y se accede a la jubilación total. También habrá que hacer cálculos, pero lo más probable es que convenga esperar a que se deje la actividad, ya que se acumularán menos rendimientos del trabajo a la prestación.

 

Integración y compensación de rentas

 

Si ha obtenido alguna plusvalía transmitiendo elementos patrimoniales, aún está a tiempo de rebajar el coste de la factura fiscal transmitiendo otros elementos con pérdidas, independientemente del tiempo que hayan permanecido en su patrimonio. Estas pérdidas se restan de las ganancias derivadas de transmisiones.

 

Si ha transmitido valores, con o sin cotización, obteniendo pérdidas patrimoniales, tiene que tener en cuenta que no las podrá computar si adquiere valores homogéneos en los 2 meses anteriores o posteriores si se trata de acciones cotizadas (1 año si no cotizan). En ese caso las pérdidas se integrarán a medida que se vendan los nuevos valores, siempre que dichas ventas sean definitivas, con independencia de que esas últimas ventas generen ganancias o pérdidas.

 

Si en ejercicios anteriores tuvo un saldo negativo originado por la transmisión de elementos patrimoniales, incluso cuando ese saldo se hubiera originado por transmisiones de bienes o derechos con menos de un año de antigüedad, y no han pasado más de cuatro años, puede aprovechar esos importes para realizar plusvalías antes de acabe 2018 y, de esta manera, eliminar o atenuar la tributación de las mismas.

 

Si tiene rendimientos positivos que van a la parte del ahorro, como los procedentes de intereses o dividendos, todavía está a tiempo de generar minusvalías por transmisiones, antes de que termine el año, que compensen hasta un máximo del 25 por 100 de aquellos. El saldo negativo restante podrá compensar en los 4 años siguientes el saldo de los rendimientos del capital mobiliario en 2019 y siguientes con el mismo límite.

 

Si tuviera rendimientos del capital mobiliario negativos, como los procedentes de un unit linked, puede utilizarlos para reducir, primero, rendimientos positivos y, con el resto, la tributación del saldo de ganancias y pérdidas patrimoniales generadas por transmisiones, con los límites del 25 por 100 del mismo.

 

Mínimos personales y familiares y compensación por alimentos a los hijos

 

Las anualidades por alimentos a los hijos por decisión judicial, cuando el importe es inferior a la base liquidable general, se llevan a la escala del Impuesto separadamente del resto de la base liquidable general y no constituyen renta para los hijos. Pero tenga en cuenta que, solo si el Convenio regulador ha sido aprobado judicialmente, suscrito ante secretario judicial o en escritura pública ante notario, podrá darle ese tratamiento fiscal.

 

Los pagos extraordinarios, como son los de dentista, ortopedias, óptica, campamentos, clases de inglés, actividades extraescolares, etc., pueden ser incluidos en el concepto de anualidades por alimentos a favor de los hijos, pero solo si en el Convenio se establece que dichos gastos serán asumidos por mitades por los progenitores.

 

El progenitor que mantenga económicamente a los hijos, aunque no conviva con ellos, tendrá derecho a aplicar el mínimo por descendientes, pero es incompatible con el tratamiento fiscal de las anualidades por alimentos llevando su importe por separado a la tarifa.

 

Deducciones

 

Si ha recibido o va a recibir de su banco, por laudo arbitral o sentencia los intereses que le cobraron en exceso por las llamadas cláusulas suelo y los correspondientes intereses indemnizatorios, eso no constituirá renta, pero si en 2014, 2015, 2016 y 2017 aplicó sobre los mismos la deducción por adquisición de vivienda, debe de saber que en la Renta de 2018 tendrá añadir a su cuota el importe deducido por ellos. Si le devuelven intereses del mismo 2018, lo único que tiene que hacer es sacarlos de la base de deducción.

 

Si puede aplicar el régimen transitorio de la deducción por adquisición de vivienda, agotar el límite de la base de deducción (9.040 euros por contribuyente), amortizando préstamo antes de que finalice el año, puede ser una buena estrategia para reducir el importe a pagar por Renta el 15% de lo aportado.

 

Tenga en cuenta que se puede deducir el 30% de las cantidades satisfechas en 2018 por la suscripción de acciones o participaciones en empresas de nueva o reciente creación, sobre una base máxima anual de 60.000 euros, habiéndose aumentado este año el porcentaje y el límite, sin que formen parte de dicha base los importes respecto de los que practiquen alguna deducción establecida por una Comunidad Autónoma.

 

También debe de saber que la transmisión de estas participaciones tiene otra ventaja fiscal, que no se tributa por la ganancia patrimonial obtenida cuando se transmitan, a condición de reinversión, pero dicha ventaja solo se puede aplicar si se practicó la deducción en el año de adquisición.

 

Los contribuyentes que viven en una casa alquilada y tienen una base imponible que no supere los 24.107 euros, si firmaron el contrato antes de 2015 pueden aplicar en 2018 la deducción del 10,05% por alquiler de vivienda.

 

Si está en el régimen transitorio de la deducción por alquiler y vence el plazo del contrato y la última prórroga, no se preocupe, porque podrá seguir aplicando la deducción, incluso si se modifican algunas cláusulas como el precio o la duración del contrato. Tampoco perderá el derecho a deducir si se transmite el inmueble a otro propietario con el que se firma un nuevo contrato de alquiler.

 

Si es fiel a las entidades sin ánimo de lucro y dona todos los años a las mismas el mismo importe o superior, además de la deducción del 75% por los primeros 150 euros donados, el porcentaje del 30% sobre el exceso se incrementa al 35% si ha mantenido, al menos, el donativo de los 2 ejercicios anteriores.

 

Si considera realizar donativos, lo más beneficioso para el contribuyente será hacerlo a la realización de actividades y programas prioritarios de mecenazgo donde los porcentajes de deducción son 5 puntos porcentuales superiores.

 

Si tiene derecho a la deducción por maternidad y ha llevado a su hijo a una guardería, a la hora de calcular su cuota a pagar tenga en cuenta que podrá deducir 83,33 euros/mes completo, con el límite de la menor de dos cantidades: la cotización a la seguridad social o el importe anual del gasto de guardería.

 

Si forma parte de una familia numerosa ya tiene derecho a una deducción (1.200 euros anuales y 2.400 si es de categoría especial). En 2018, además, podrá deducir 50 euros/mes más, a partir de julio, por cada hijo que exceda del número necesario para ser familia numerosa (de 3, la general, o de 5, la especial). Pero, si no tiene el título de familia numerosa aún, es importante que lo solicite antes de que finalice el año, porque es un requisito que se exige para la deducción.

 

 Fuente: REAF

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: