Archivo | 8:54 am

Cierre de Ejercicio 2.015. Entidad patrimonial (V)

18 Dic

Cierre de Ejercicio 2.015. Entidad patrimonial y Operaciones a Plazo (V)

Entidad patrimonial

Será al final del período impositivo cuando podamos comprobar si una sociedad tiene o no la condición de entidad patrimonial. Para ello se deberá calcular la media de los activos de los balances trimestrales, de tal manera que si más de la mitad del activo está formado por bienes no afectos o por acciones y participaciones, la entidad será patrimonial.

Si una sociedad tiene la consideración de entidad patrimonial no podrá aplicar ningún incentivo de los regulados para las ERD ni aprovechar la exención para evitar la doble imposición por la parte del beneficio de la venta de las participaciones que se corresponda con la plusvalía tácita. Tampoco podrá aplicar el tipo de gravamen reducido (15 por 100) si la empresa es de nueva creación. Además, no es posible compensar las bases imponibles negativas si se adquiere una sociedad patrimonial en la que se participa en más del 50 por 100 si, al final del periodo impositivo en que se generó la base negativa, solo se tenía la titularidad de un porcentaje inferior al 25 por 100.

  Aunque el dinero y los derechos de crédito son activos no afectos, no tendrán esa consideración cuando el importe de sus saldos procedan de transmisiones de elementos afectos durante el periodo impositivo en cuestión y los dos anteriores.

Las acciones o participaciones se consideran bienes afectos cuando otorguen al menos el 5 por 100 del capital y se posean como mínimo durante un año con la finalidad de dirigir y gestionar la participación, siempre que se disponga de la correspondiente organización de medios materiales y personales.

Operaciones a plazo.

Ya pueden acogerse al régimen especial de imputación de operaciones a plazo todo tipo de operaciones y no solo, como hasta ahora, únicamente las ventas y ejecuciones de obras. Así, desde 2015, se imputarán por esta regla, por ejemplo, las prestaciones de servicios, las indemnizaciones o las reducciones de capital, siempre que el precio se perciba mediante pagos sucesivos o un solo pago, y entre la entrega y el vencimiento del último o único plazo transcurra un plazo superior a 1 año.

Las rentas se entienden obtenidas en el momento de la exigibilidad del cobro (recordamos que antes las rentas se integraban en el momento del cobro). No obstante, en caso de endoso, descuento o cobro anticipado, la renta se entenderá obtenida en la fecha en que se produzca.

   Si una prestación de servicios se acoge al régimen de operaciones a plazo, hay que tener en cuenta que es la renta la que se imputa según exigibilidad de los cobros y no el ingreso contable que se registra en la operación, por lo que será preciso conocer el coste asociado al servicio.

Como las rentas se van imputando según son exigibles los cobros, en caso de que no se lleguen a percibir será deducible el deterioro contable por insolvencia de deudores. Esto ocurrirá por ejemplo si han transcurrido más de 6 meses desde el vencimiento hasta el final del período impositivo.

Para tener derecho a la aplicación de la regla de operaciones a plazo es necesario que en el contrato se especifique el momento temporal en que se percibirá el precio, y no se aplica cuando el precio se condiciona a hechos contingentes futuros.

Fuente: REAF

A %d blogueros les gusta esto: