Archivo | 6:31 am

Cierre de Ejercicio 2.015 (II). La cifra de negocios.

15 Dic

Importe neto de la cifra de negocios (INCN)

Esta magnitud que es definida por la normativa mercantil (art. 35.2 del Código de Comercio), es determinante para conocer, por ejemplo, si es o no posible aplicar el régimen especial de empresas de reducida dimensión (ERD) o de micropymes. También es la referencia para comprobar si se deben documentar de una manera u otra las operaciones realizadas entre partes vinculadas o la cuantía sobre la que se calculan los gastos deducibles por atenciones a clientes o proveedores. Además, para las grandes empresas, durante el 2015, es la referencia para determinar el importe máximo de las bases imponibles negativas que se pueden compensar.

El INCN está integrado por la cuantía de las ventas así como de las prestaciones de servicios u otros ingresos correspondientes de las actividades ordinarias. No se incluyen los importes por descuentos o bonificaciones, los impuestos especiales ni el Impuesto sobre el Valor Añadido.

–         Los contribuyentes que formen grupo mercantil, independientemente de la residencia y de la obligación de formular cuentas anuales consolidadas, a los efectos de determinar si pueden o no acogerse al régimen especial de ERD, deberán sumar las cifras de negocio individuales teniendo en cuenta las eliminaciones e incorporaciones que proceden por normativa contable. Antes de la nueva ley, el Tribunal Económico-Administrativo Central venía manteniendo que no se debían tener en cuenta dichas eliminaciones.

–         El grupo familiar viene a ocupar la posición de la sociedad dominante en los grupos de sociedades, de manera que si alguna persona física tiene participaciones en sociedades que le otorgan el control de las mismas, en los términos del art. 42 Código de Comercio, se tomará como INCN el agregado del grupo, incluido, en su caso, lo facturado por las personas físicas que integran el grupo familiar. Es necesario que todos los familiares participen en todas las sociedades que constituyen el grupo para que opere la regla de agregación.

–         El ICAC, en Consulta nº 79/2009, ha considerado que forman parte del INCN de una sociedad holding los dividendos e ingresos de cupones o intereses, procedentes de la financiación concedida a las sociedades participadas, así como los beneficios obtenidos por la enajenación de inversiones, salvo que se pongan de manifiesto en la baja de sociedades dependientes, multigrupo o asociadas.

–         Si en este ejercicio una entidad ha iniciado una actividad económica, el INCN a tener en cuenta, para determinar si puede o no aplicar el régimen ERD es el correspondiente al tiempo en el que se ha desarrollado la actividad efectiva. En el supuesto de que ese período fuera inferior al año, el INCN se elevará al año.

Volumen de operaciones

Es el importe total de las entregas de bienes y prestaciones de servicios realizadas por la empresa durante un año, sin incluir el IVA ni el recargo de equivalencia.

Aunque esta magnitud no se define en la ley del Impuesto, está recogida en la normativa del IVA, y va a determinar si las grandes empresas pueden o no compensar en el ejercicio 2015, sin límite, las bases imponibles negativas, unido a que el INCN supere 20 millones de euros, y también si la empresa tiene que limitar la reversión de los gastos por activos fiscales diferidos (DTA). Ello dependerá de que el volumen de operaciones supere o no el umbral de 6.010.121,04€.

También se tiene en cuenta el volumen de operaciones para determinar si una empresa tiene que presentar los pagos fraccionados por la modalidad de base, lo que sucede si supera el citado umbral.

El volumen de operaciones a considerar es el que viene definido en la Ley del IVA, de forma que sólo deberán computarse las operaciones corrientes realizadas, excluyendo las ventas de inmuebles y de bienes de inversión, así como las operaciones financieras.

 

Concepto de actividad económica

Se incorpora en la ley, por vez primera, la definición de lo que se ha de entender por actividad económica, y en los mismos términos en que se regula en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF).

  Si su empresa se dedica al alquiler de inmuebles y quiere que se califique como actividad económica, deberá contratar a una persona con contrato laboral y a jornada completa.

No obstante, según criterio administrativo (TEAC, en Resolución de 2 de febrero de 2012) es necesario, además de tener persona, que se pruebe que existe una carga administrativa mínima de trabajo que justifique dicha contratación. Antes de 2015 era necesario disponer, junto con la persona contratada, de un local exclusivo para llevar acabo la gestión del alquiler.

–  En el caso de grupo mercantil, a los efectos de determinar si las entidades que lo componen realizan o no una actividad económica, los requisitos se miran a nivel del grupo y no individualmente. Así se pone fin a la interpretación del TEAC que entendía que los requisitos del local y persona se tenían que cumplir en una misma sociedad del grupo mercantil. Ahora una entidad podrá ser titular de los inmuebles y otra del grupo podrá tener contratada a la persona para gestionarlos.

Fuente: REAF

A %d blogueros les gusta esto: