Cambio de IVA (I, II y III)

27 Ago

Cambio de IVA (I, II y III) 

Desde el punto de vista impositivo, este es uno de los cambios más relevantes en la normativa fiscal española para el año 2012. Dado su carácter indirecto, afecta a todos los agentes económicos: empresas,  ciudadanos y cualquier entidad pública o privada.

Con esta subida de tipos, España se coloca en la media europea en cuanto a imposición de IVA se refiere y además elevará los precios para consumidores finales y para aquellos empresarios que no puedan soportar IVA (es decir que no tengan derecho a deducirlo, o estén bajo la regla de prorrata), concretamente un incremento aproximado del 2,5 % en el tipo general y un 1,8% para productos al tipo reducido, sin olvidar a los empresarios en régimen de recargo de equivalencia.

Las empresas pueden utilizar esta circunstancia para establecer estrategias comerciales que van desde anticipar compras o la posibilidad de adelantar pagos a sus clientes,  eso sí, siempre utilizando estas estrategias de manera NO fraudulenta (Indicando con claridad el producto/servicio a que hacen referencia esos pagos anticipados).

Fecha de cambio: Será a partir del día 1 de septiembre de 2012.

Tipos Generales:

Los tipos quedarán de la siguiente forma: El 18% pasa al 21%, el 8% pasa al 10% y el superreducido del 4% queda igual. Hay que tener en cuenta que algunos productos va a tener una relevancia especial, ya que van a pasar de un IVA reducido (8%) al general (ahora el 21%). En mi post del día 8 de agosto, publico el RD donde aparecen con toda claridad las reglas y criterios para estos casos: “ Resolución de 2 de agosto de 2012, de la Dirección General de Tributos, sobre el tipo impositivo aplicable a determinadas entregas de bienes y prestaciones de servicios en el Impuesto sobre el Valor Añadido.”

Tipos Agricultura y Explotaciones Forestales:

Los tipos pasan del 10% al 12%

Tipos Ganadería y Pesca:

Los tipos pasan del 8,50% al 10,50%

Desde el punto de vista contable, aconsejo que se nominen tanto las cuentas  477 de IVA repercutido con todos los tipos:

477…..21  –  477…..18  –  477…..10  –  477…..08  –  477…..04

como las cuentas 472 de IVA soportado:

477…..21  –  477…..18  –  477…..10  –  477…..08  –  477…..04

puesto que a partir de ahora, van a convivir todas ellas, bien por la emisión de facturas rectificativas, devoluciones de mercancía, rappels, sentencias judiciales, o incluso posibles operaciones de precio variable.

En cualquier caso, esta definición de cuentas nos facilitará la cumplimentación de los modelos mensuales y/o trimestrales de IVA.

Con respecto a las aplicaciones informáticas en general, a veces no basta con un simple cambio de Tipos de IVA en los Parámetros o Configuración del Sistema. Me refiero concretamente a negocios donde se está operando con TPV’s, de manera que desde el día 1 de septiembre todo lo facturado o “tickeado” al contado llevará los nuevos tipos de IVA, sin embargo, durante todo el mes de septiembre se pueden  facturar albaranes que obligatoriamente cargarán el IVA anterior. Se debe actuar por tanto con mucha cautela.

Es importante analizar cada aplicación informática y cada caso concreto para cumplir correctamente con la norma.

Voy a hacer varias consideraciones con respecto a las fechas de devengo y situaciones especiales para ver como tratar cada caso.

1. El Concepto del Devengo:

La fecha de emisión es uno de los conceptos obligatorios que debe contener cualquier factura. Cuando no coincide con la fecha de devengo, es obligatorio expresar las dos.

¿Pero qué es la fecha de devengo? Es la fecha en que se entrega el producto o se presta el servicio, no el día en que se factura. Es importante hacer que las fechas de emisión de las facturas coincidan con las fechas de devengo –del albarán- (o al menos estén dentro del mismo período de liquidación de IVA, sea este mensual o trimestral).

Es fundamental cuando se reciben facturas de acreedores o proveedores, confirmar que la fecha aplicada es la correcta. En caso contrario solicitar al proveedor la rectificación de la factura.

Como ejemplo podemos indicar que si nuestra empresa entrega un bien el día 15 de agosto, aplicará el IVA anterior (p.e. 18%), aunque la factura la haga el día 5 de septiembre.

Es importante guardar el albarán de entrega que será la prueba que marca el devengo, ante posibles inspecciones de la AEAT.

Si no se dice lo contrario, el devengo cuando hablamos de entregas de inmuebles, la marca la formalización de la escritura pública.

2. Anticipos:

Los anticipos, siempre llevan el IVA incluido, lo que significa que el IVA a aplicar en cada caso será el vigente en el momento del cobro. Por supuesto, siempre que el cobro llegue a producirse, ya que si se produce un impagado, el IVA no debe repercutirse.

Por tanto, los pagos a cuenta cobrados antes del 1 de septiembre llevan incluido el IVA anterior (18%, 8% o 4%) y los cobrados como –a cuenta-  después del 1 de septiembre se entenderá incuido, el nuevo IVA vigente (21%, 10% o 4%).

Si hablamos de pagarés o medios de pago con vencimiento, y procedemos a descontarlos en el Banco, el IVA aplicable será el de la fecha de vencimiento y no el de la fecha en que se haga efectivo.

3. Operaciones de Tracto Sucesivo.

Me refiero a operaciones generalmente de servicios, o de cuota mensual, como servicios de asesoría, alquileres, igualas de abogados,…etc. que se producen de manera continuada en el tiempo.

En estos casos, el IVA aplicable será el que esté en vigor en el momento del cobro del servicio.

4. Rappels

Cuando una empresa negocia la concesión de un descuento a un cliente si supera un determinado consumo en el año o durante un período de tiempo, debemos tener presente la fecha de devengo en que se produce. Pongamos un ejemplo:

Si se fija la cifra de rappels en 50.000 u.m. , el porcentaje en el 3% y estamos en un IVA del 18%. Si hemos facturado hasta 31 de agosto 22.000 u.m. y desde el 1 de septiembre 30.000 u.m. obviamente hemos conseguido el objetivo.

El 3% de rappels acordado sobre los 22.000 u.m. lo facturaremos con el 18% de IVA, pero el resultante aplicado sobre los 30.000 u.m. deberá facturarse con el 21% de IVA.

5. Tratamiento de los impagados

Podremos realizar facturas rectificativas, en caso de impago del cliente, sea este impago total o parcial. Y lo haremos, siempre que se den estas circunstancias:

–        Que haya transcurrido 1 año (o 6 meses si facturamos menos de 6.010.212,04 Euros) desde el devengo del IVA, y por supuesto, no se haya cobrado

–        Que la deuda no esté garantizada

–        Que no se trate de operaciones vinculadas

–        Que haya requerimiento notarial y/o se reclame judicialmente

Si se cumplen estas condiciones, podremos emitir factura rectificativa a los tres meses siguientes.

Concurso de Acreedores.

Si nos encontramos en el caso anterior, pero nuestro cliente entró además en concurso de acreedores, dispondremos de un mes para emitir la factura rectificativa desde la publicación del concurso en el Boletín Oficial.

Un mes después de emitir la factura rectificativa, debemos comunicarlo a Hacienda con la copia del auto de declaración del concurso.

Espero que estas notas hayan sido de interés.

José María Marco L.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: