Cierre de Ejercicio. (I)

27 Dic

Cierre de Ejercicio (I): Amortizaciones

 1.              Comparar las amortizaciones contables con el máximo de amortizaciones fiscalmente deducibles. La amortización para que sea deducible debe estar contabilizada y ser efectiva, excepto en la libertad de amortización. Esto se consigue aplicando alguno de los métodos legales, según tablas.

Si la amortización contable fuera superior a la permitida fiscalmente, para calcular la base imponible del Impuesto, habrá que hacer un ajuste negativo al resultado contable.

                  Si en ejercicios pasados hubiéramos amortizado por debajo del mínimo que nos marcan las tablas es posible deducir esa amortización atrasada siempre que se contabilizase y con ello no producimos un perjuicio a la Hacienda Pública, o sea que no se pierdan bases negativas o que se aprovechen deducciones pasadas que caducarían o, incluso, si el ejercicio en el que se produjo el gasto está prescrito.

2.         Posibilidad de amortizar libremente elementos nuevos del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, adquiridos en ejercicios iniciados en 2009 y 2010, afectos a la actividad económica, a condición de que se mantenga la plantilla los 24 meses siguientes al inicio del período impositivo en el que entraron en funcionamiento respecto a los 12 meses anteriores. Aunque estamos hablando del cierre de ejercicios iniciados en 2011, es perfectamente factible que la entidad haya adquirido y, por lo tanto, se le haya puesto a disposición, un elemento nuevo en 2010 que no haya entrado en funcionamiento hasta 2011, en cuyo caso si quiere acogerse a este beneficio fiscal tendrá que cumplir los requisitos de este régimen. Los socios y administradores, con un mínimo del 50% de participación en la entidad, no se toman en cuenta a efectos del cómputo para  aplicar la libertad de amortización.

 3.              También permite aplicar la libertad de amortización a elementos patrimoniales nuevos, del inmovilizado material y de las inversiones inmobiliarias, afectos a actividades económicas, pero en este caso cuando la puesta a disposición se produzca en los períodos impositivos iniciados dentro de 2011 hasta 2015 y sin que se haya de mantener empleo.

Existe una particularidad consistente en que si un elemento se adquirió entre el 3 de diciembre de 2010 y el fin del período que se produzca antes del primer ejercicio iniciado en 2011, en ese caso, si las inversiones no pueden acogerse a la libertad de amortización por no cumplir con el mantenimiento de plantilla, podrán acogerse a la libertad de amortización sin ese requisito, pero no la podrán aplicar hasta el período impositivo que se inicie a partir de 1 de enero de 2011.

Si estuviéramos en ese caso y no tenemos seguro cumplir el requisito de empleo (plantilla de 24 meses) nos puede compensar acogernos a la nueva libertad de amortización aunque estemos retrasando un año el beneficio fiscal. De esta manera evitaremos una posible regularización que tendremos que hacer en el período del incumplimiento y con intereses de demora.

4.     Las empresas que realizan I+D pueden amortizar libremente elementos del inmovilizado material o intangible afectos a esas actividades y gastos de I+D que se hayan activado.

5.         Debemos distinguir entre los intangibles de vida útil definida e indefinida. Los primeros se amortizarán fiscalmente siempre que se hayan adquirido a título oneroso y las entidades transmitente y adquirente no formen parte de un grupo mercantil (también aunque forma parte del grupo si la transmitente, a su vez, lo adquirió a otra de fuera del grupo). Si la vida útil es inferior a 10 años la amortización fiscal se podrá realizar a lo largo del período de vida útil siempre que se pruebe que es esa. Si la vida útil es superior a 10 años la amortización fiscal coincidirá con la contable porque será a lo largo de toda la vida útil.

Fuente: REAF

Una respuesta hasta “Cierre de Ejercicio. (I)”

  1. Jose Ramon 30 enero 2012 a 4:17 pm #

    Buenas tardes,me queda una duda en los intangibles de vida util definida o indefinida.
    Según tenia entendido,en los de definida,se contabiliza contablemente la amortización y en los de vida indefinida(marcas),no se hace asiento contable de amortización y se hace un ajuste extracontable en el I.S. para hacer constar la amortización fiscal de los mismos…¿es eso lo que quiere exponer arriba?. Al leerlo no me ha quedado claro,y quizá pueda estar yo equivocado.
    Muchas gracias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: