Archivo | 6:30 am

IVA: Modificación de la base imponible en caso de impago

4 Abr

Diversas cuestiones, en el Impuesto sobre el Valor Añadido, sobre la modificación de la base imponible en caso de impago.

La consulta se realiza para aclarar la última modificación del artículo 80.cuatro de la Ley del Impuesto operada por el Real Decreto-Ley 6/2010.

Tras dicha modificación ya es posible reducir la base imponible también cuando transcurre un año (seis meses en caso de pymes) desde que vence un crédito adeudado por un ente público. Como es sabido, la modificación deberá realizarse en los tres meses siguientes al cumplimiento de dicho plazo si bien, en este caso, el requisito general de que se haya instado el cobro mediante reclamación judicial o requerimiento notarial (nuevo sistema establecido en esa última modificación), se sustituye por una certificación expedida por el órgano competente del Ente público deudor.

A este respecto se pregunta, en primer lugar, sobre el contenido de dicha certificación, llegándose a concluir que dicho documento habrá de asegurar la certeza de la existencia de una obligación exigible a favor del sujeto pasivo y su cuantía, y que cuenta con el informe del Interventor o Tesorero.

En segundo lugar, el momento en que puede solicitarse la expedición de la certificación será a partir de la fecha en que se tenga derecho al cobro de dicho crédito y hasta que transcurran los tres meses siguientes al plazo del año o de seis meses desde el vencimiento del crédito.

Por último, la falta de expedición del certificado, aunque no puede impedir la posibilidad de reducir la base imponible, es imprescindible para realizarla. Por ello se entenderá que el plazo para la reducción queda interrumpido hasta que se disponga de dicho certificado.

Respecto a la modificación al alza de la base imponible, si el sujeto pasivo desiste de la reclamación o llega a un acuerdo de cobro con el deudor con posterioridad al requerimiento notarial efectuado, tendrá que expedir una factura rectificativa tan pronto como se produzcan las causas para el alza, y remitirla al destinatario. La cuota repercutida se tendrán que declarar en el período de liquidación que corresponda al momento de expedición de la factura.

También se pregunta sobre los requisitos que dan validez a un requerimiento notarial.

Según la Dirección General de Registros y del Notariado el concepto de requerimiento notarial hace referencia a un determinado tipo de acta notarial que consta de dos secciones: una rogación inicial dirigida por el requiriente al notario donde consta lo que ha de trasladarse a un tercero, la identificación y el domicilio de ese tercero; y una diligencia redactada y autorizada por el notario en la que se dejará constancia del intento de traslado por el notario de la exigencia o petición del tercero, el medio empleado y su resultado y, en su caso, la contestación que el requerido haya dado.

Para terminar, en lo referente a la competencia territorial de los notarios para estos requerimientos, si se ha de hacer a un tercero fuera del ámbito territorial del notario, deberá realizarse a través de un notario de la demarcación del tercero o a través del exhorto notarial, sin que se puedan considerar como válidos la carta notarial o el burofax.

D.G.T. Nº V2752-10, 17 de diciembre de 2010

Fuente: REAF

A %d blogueros les gusta esto: