Archivo | 6:53 am

¿Qué modelo de Estado queremos?

19 Ago

¿Qué modelo de Estado queremos?

Estamos soportando durante estos últimos meses subidas de impuestos de manera indiscriminada: Desde el incremento de las rentas del ahorro, a los impuestos especiales, pasando por la subida de más de un 10% en el impuesto de IVA, la disminución de la ayuda de los famosos 400 euros, o la desaparición del cheque bebé, medidas estas últimas que el Gobierno Central anunció a bombo y platillo, porque la crisis – todavía no reconocida en aquellos momentos e incluso retaba a Francia e Italia-  no afectaba a la economía española. Incrementos del IPT (Impuesto de transmisiones patrimoniales) o AJD (Actos jurídicos documentados) y cambios en los tramos autonómicos del IRPF por citar a los Gobiernos de las Comunidades Autónomas y si entramos en los Ayuntamientos que vamos a decir de las subidas a discreción del IBI. Madre mía que pandilla tenemos gobernando este país, que atrevida es la ignorancia o como diría el Conde Romanones: ¡Joder, qué tropa!…

Siempre que ha subido el impuesto del IVA, nunca ha vuelto a bajar. Este hecho nos hace pensar que el Estado en épocas de bonanza económica sigue recaudando muchísimo más de lo que necesitaría, pero ¿cómo se redistribuyen estos excedentes entre los ciudadanos?

Francamente, con los dirigentes que tenemos, escasos de experiencia en gestión, carentes de ideas y sin el más mínimo respeto al Estado, la INEFICACIA en la asignación de recursos está garantizada. ¿Qué no lo creen? Miren lo que decía una ex-ministra socialista de cultura, Carmen Calvo, en mayo de 2004: “Estamos manejando dinero público, y el dinero público no es de nadie”. ¡Qué barbaridad!

Para conseguir objetivos diferentes hay que hacer las cosas de manera distinta. Hay que tener una estrategia, llevarla a cabo mediante tácticas e instrumentarlas a través de acciones que nos permitan logar esos objetivos previstos. No se puede gobernar a base de bandazos, y tomar las decisiones cuando el agua ya nos está llegando al cuello.

La subida de impuestos nos permite, es verdad,  dotar al Sistema de más recursos, permitiendo más intervención del Estado en la economía, pero ¿qué recibimos a cambio?

Es importantísimo y urgente negociar y/o debatir cual es o va a ser en un futuro próximo la dimensión del sector público que pretendemos tener en España antes de iniciar subidas de impuestos indiscriminadas.

Debemos asegurarnos de que nuestros impuestos, convertidos en Recursos para el Estado se gestionen de la manera más eficiente para conseguir unas prestaciones sociales realmente atractivas para el ciudadano. Hay que medir, hay que supervisar, hay que auditar la gestión que realizan nuestros representantes públicos, y si no aprueban el examen, pues ya saben: A la escuela de nuevo, si es que fueron o ‘a la p … calle’.

A %d blogueros les gusta esto: