Sin rumbo

1 Feb

  Tuve ocasión la pasada semana de leer un libro muy interesante llamado SIN RUMBO, de Gota a Gota (www.gotaagota.es) editorial de la Fundación FAES cuyo autor John B. Taylor(1), nos aclara como las acciones e intervenciones públicas causaron, prolongaron y empeoraron la crisis financiera.(2)

Deja claro que no fue el mercado sino los errores en política monetaria llevados a cabo por las autoridades los que han causado esta grave crisis que padecemos.

Resulta lamentable que personas como Gerardo Díaz Ferrán, que representa a los empresarios españoles dijese “vamos a hacer un paréntesis en la economía de mercado” dando por hecho que era este modelo el responsable de lo ocurrido, por no citar a personas de gran relevancia internacional como Alan Greenspan (expresidente de la Reserva Federal) o incluso George W. Bush que llegó a decir en diciembre de 2008: “… he abandonado los principios del libre mercado para salvar el sistema del libre mercado”.

El profesor Taylor afirma que los bancos centrales suelen cambiar el tipo de interés al que prestan fondos a los bancos de su sistema atendiendo a dos variables:

–  Si la inflación esperada está por encima o por debajo del objetivo de inflación marcado para el largo plazo.

–  Si la economía real se ha alejado de su senda de crecimiento normal.

Taylor dice que un tipo de interés oficial demasiado bajo influye de tres maneras sobre la economía:

–  Eleva el valor de los activos de larga duración (caso de los inmuebles o títulos de Bolsa)

–  Hace que baje temporalmente el precio del crédito otorgado por el sistema financiero a empresas y particulares

–  Por último y a más largo plazo aún, excita la inflación.

La imprudente política monetaria de los bancos centrales es la principal explicación de la ‘burbuja’ inmobiliaria que tanto daño ha hecho al sistema financiero mundial. 

Pero ¿en qué consiste la llamada Regla de Taylor?. Exactamente postula que la Reserva Federal debería aumentar el tipo de interés cuando aumenta la inflación y rebajarlo cuando el PIB desciende. Y además lo cuantifica de forma algebraica diciendo que el tipo de interés debería ser igual a la tasa de inflación multiplicada por 1,5 más la brecha del PIB por 0,5 más 1.

Demuestra, a lo largo de su libro, de una forma muy gráfica, que esta crisis financiera no es una crisis de liquidez sino de contrapartida o solvencia. Explica que desde 2007 hasta hoy no ha faltado liquidez en el sistema financiero mundial, más bien ha faltado confianza en la solvencia de los bancos. Las autoridades deberían haber concentrado su atención en que se limpiasen los balances de los bancos en lugar de suministrar más liquidez, y exigirles la amortización de los activos de mala calidad.

La profesora Anna J. Schwartz en octubre 2008, en una entrevista concedida al Wall Street Journal dice: “La Reserva Federal ha actuado como si el problema fuera una escasez de liquidez. Este no es el problema fundamental. El problema fundamental de los mercados es esa incertidumbre de que los balances de las empresas financieras sean creíbles

Este libro está basado en análisis empíricos y no en razones ideológicas o partidistas, aunque hay que decir que su autor es claramente monetarista y seguidor de la llamada escuela de Chicago, aquella que fundara el profesor Milton Friedman, nobel tristemente desaparecido en noviembre de 2006 y del que recomiendo un libro llamado “Libertad de Elegir: Hacia un nuevo liberalismo económico”, obra que leí en 1980 cuando Grijalbo editó la primera edición en España y que FAES ha vuelto a reeditar.

                                 *     *     *     *     *     *     *     *    *                                           

 (1) John Brian Taylor es economista, profesor titular de una cátedra de economía en la Universidad de Stanford y experto en política monetaria, con una dilatada experiencia como miembro del Consejo de Asesores económicos durante las administraciones de Ford, Carter y George H.W. Bush.

(2) Recuerdo mi artículo “¿Neoliberalismo? ¿Capitalismo salvaje?”, sobre la defensa del mercado, publicado el año pasado y que colgué además en mi blog con fecha 3 de abril de 2009.

Una respuesta to “Sin rumbo”

  1. Algadir 4 febrero 2010 a 4:27 pm #

    Correcto tu comentario en cuanto a los bajos tipos de interés como la causa principal de la debacle.¿Qué motivos llevaron a Clinton a ordenar dar créditos a gente que no tenía ni trabajo?.El caso de España puede ser más grave al basarse el crecimiento en el ladrillo.Los bancos son los bancos,pero a Emilio Botín no le ha cogido esto con el culo al aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: