Archivo | octubre, 2009

Emprendedores

13 Oct

Me envuelve una gran satisfacción cada vez que llega a mi conocimiento que alguien (persona o grupo) decide iniciar un proyecto empresarial. ¿Qué sería de esta sociedad si no existiesen personas con poca aversión al riesgo(1)?

Los nuevos emprendedores de hoy son los grandes empresarios de mañana, los que con su idea, su capacidad de gestión y recursos son capaces de generar valor para ellos mismos, para la zona de referencias donde se ubican y por supuesto para los empleados que les acompañan en ese viaje adictivo que es el mundo de la empresa.

Envidio, por supuesto de una manera muy sana, a los nuevos emprendedores por las posibilidades que hoy tienen al iniciar su nuevo negocio:

  1. En primer lugar, la información. Hace tan sólo 25 años, crear una empresa era casi una aventura, pues el emprendedor, en la mayoría de los casos,  sólo contaba con el valor de su idea. Deseaba llevarla adelante, a pesar de su gran desconocimiento contable, fiscal y laboral en incluso de gestión. Hoy se dispone de una gran información desde cualquier óptica de la empresa (véase   www.soyemprendedor.org  , por ejemplo) y de asociaciones que brindan dicha información de forma gratuita.
  2. La formación empresarial. Después de una información clara, que nos permite decidir y definir el proyecto así como su viabilidad, es fundamental que el emprendedor cuente con una formación sólida para gestionar su negocio. Hoy tanto las asociaciones empresariales como las cámaras de comercio así como consultoras imparten cursos totalmente acomodados al perfil de estos nuevos emprendedores.
  3. Estos nuevos empresarios disponen además de consultoras externas, que cuentan en sus filas con profesionales expertos  en cada área del negocio, lo que ofrece grandes garantías, si se tiene que recurrir a ellos.
  4. Disponer de una visión global de la empresa desde el inicio (holismo), es básico para establecer la estrategia adecuada y fijar los indicadores que nos permitan medir los resultados. Medir supone poder rectificar y realinear.

Con todo ello no quiero dar a entender que “montar una empresa”, como se decía antes, sea hoy coser y cantar y hace unos años imposible, pero claramente hemos mejorado muchísimo.

Lo que no comparto es la idea, siempre tan popular, de conceder ayudas y subvenciones a los nuevos emprendedores porque comienzan y al resto de empresas porque pasen por momentos difíciles o para que incentiven el empleo. Las empresas deben sobrevivir porque con capaces de aportar “algo” a la sociedad y por supuesto porque generan valor.  Ya se encargan otras empresas de ser ineficaces y de no asignar eficientemente los recursos, seguramente porque le vienen dados de forma demasiado gratuita.

(1)     Aversión al Riesgo, es la desgana de una persona a aceptar una oferta con un cierto grado de riesgo.

Boletin Fiscal (Octubre 2009)

9 Oct

Resumen del Boletín de octubre de 2009 del REAF (Registro de economistas asesores fiscales de España)

Boletin Fiscal de octubre de 2009

 

A %d blogueros les gusta esto: